PASADAS
Ver página de Isabel Hurley en facebook Ver teewts de Isabel Hurley Ver perfil de Isabel Hurley en LinkedIn

VERóNICA RUTH FRíAS. LA úLTIMA CENA. PERFORMANCE 25 marzo - 26 marzo, 2017

HOJA DE SALA

La Última Cena que Leonardo da Vinci pintó en la Capilla de Santa María delle Grazie, en Milán, a finales del S. XV, sirve como referente para esta performance, ya que simboliza la fractura con las representaciones clásicas de los pasajes bíblicos hasta ese momento. Verónica Ruth Frías toma prestada la escenografía del famoso fresco, si bien sustituyendo las figuras masculinas por femeninas; ahora sólo hay ̈apóstolas ̈, mujeres de las diferentes manifestaciones artísticas y culturales de la ciudad, algunas de ellas también madres, lo que supone otro punto de inflexión en una iconografía que ha experimentado pocas variaciones sobre la canónica, pese a ser muy frecuentada por los artistas que sucedieron al genio toscanés. No en vano, a el le corresponde el honor de ser el primero en abordar el concepto del arte como obra mental, intelectual, lejos de la dimensión mecánica que se le otorgaba en el Tratado de Cennino Cennini, mas acorde al estatus de artesano que tenían tanto pintores como escultores. En esta obra se reflexiona sobre la situación de la mujer en el mundo actual, empoderándola, al tiempo que ofrece una versión de la obra de Leonardo más cotidiana y cercana. Y no sólo de su obra como artista y creador de todo tipo de artefactos y máquinas, sino también como activista en la reivindicación de los derechos de sus colegas artistas, el primero de los cuales era ser considerados como tales, apelando a la naturaleza intelectual de su profesión, muy por encima de la intervención manual requerida en el proceso. En la obra de Verónica se pone el acento en el inaplazable reconocimiento del trabajo de las artistas mujeres y del lugar que les corresponde junto a sus colegas varones. Ya en la década de los setenta del siglo pasado se clamaba por la eliminación del "techo de cristal" y la necesaria reescritura de la historia del arte, muy especialmente de los últimos doscientos años. Aunque algo se avanzó, no es suficiente la mayor visibilidad permitida, y el empleo de esta palabra es bien expresivo de la actual situación.Pero hay mas lecturas, ya que las participantesproceden de diferentes ámbitos del mundo laboral/cultural, donde las circunstancias no son muy distintas, muchas de ellas ejerciendo también las respectivas profesiones en una situación de difíciles conciliaciones con sus responsabilidades en el entorno doméstico, como madres, esposas e hijas.



Hay un matiz, aún mas importante y desolador, el de la violencia de género -física y psicológica- ejercida contra las mujeres en todos los ámbitos donde está presente, y también contra sus hijos en el familiar. Frente a este drama, urge clamar día tras día sin desmayo. La Última Cena es narrada en el Nuevo Testamento como el episodio en el que Cristo se reunió con sus amigos antes de entregarse al sacrificio. El color rojo en los vestidos de las performers nos evoca la violencia y la sangre derramada por miles de mujeres, muy a m e n u d o e n p r e s e n c i a d e l o s hijos.

El mes de marzo ha sido proclamado Mes Internacional de la Mujer por organismos internacionales dependientes de la ONU, como la FAO y por numerosas instituciones de diferentes países, como Estados Unidos, pese a su actual presidente, y así lo avalan las publicaciones aparecidas en las páginas de sus embajadas. Antonio Guterres, Secretario General de Naciones Unidas, con motivo de la última celebración del Día Internacional de la Mujer



Trabajadora se ha expresado en los siguientes términos: «En el Día Internacional de la Mujer, debemos comprometernos a hacer todo lo posible para superar los prejuicios arraigados, apoyar la participación y el activismo y promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer». - http://www.un.org/es/events/womensday/-.

Es por todo elloque, muy modestamente, en la medida de nuestras posibilidades, la Galería Isabel Hurley no puede ni quiere menos que sumarse a este movimiento de clamor en pos de los derechos de todo tipo de las mujeres, sea cual sea su condición y origen, lo que queda amplia y taxativamente reconocido en la Carta de Derechos de Naciones Unidas, sin embargo, los "techos de cristal" aún no han terminado de caer como no lo ha hecho el velo de ignorancia y brutalidad de los maltratadores.

La performance comienza con una escena estática, que mimetiza las poses de la obra de Leonardo y donde todas las performers permanecen inmóviles, impasibles y expectantes. Esta quietud reflexiva da paso, en un momento dado, al movimiento y desorden provocado por la entrada de las hijas de aquellas participantes que son madres, rompiendo el silencio y la paz que reinaba hasta ese momento.



La duración aproximada de la performance es de entre 15/20 minutos. 

PáGINA DEL ARTISTA

pagina del artista







 

© 2011 Isabel Hurley